Así es el edificio colgante y ecoamigable que inaugura la U. Católica

Los 8 pisos de esta estructura, de 19.000 metros cuadrados, están sostenidos por tensores y placas.

Una estructura colgante de ocho pisos es la nueva apuesta de la Universidad Católica de Colombia, como parte del proceso de acreditación de alta calidad que viene adelantando desde el 2013.

El edificio, ubicado en la calle 47 con carrera 13, en la localidad de Chapinero (Bogotá), es la cuarta sede de la universidad y fue construida para sus más de 11.000 estudiantes de pregrado y posgrado. “Queremos acreditarnos para finales del 2017, y parte de ese proceso contempla la renovación de nuestros edificios y de la zona urbana del sector que nos rodea”, explicó Sergio Martínez, secretario general de la Universidad Católica de Colombia.

La gran novedad es que la edificación es colgante, lo que significa que de su tercer a octavo pisos el edificio está sostenido por estructuras y placas metálicas ligeras. El segundo piso no tiene columnas.

De acuerdo con Antonio Uribe, director del proyecto, la nueva sede fue concebida como un edificio dentro de otro edificio, y por esta razón el segundo piso, que es un auditorio para 700 personas, tiene acceso independiente a la sede.

Con una inversión de 50.000 millones de pesos, la Católica también buscó construir un edificio ecosostenible, por lo que hoy la sede economiza entre un 30 y 40 por ciento de energía eléctrica.

En este sentido, el edificio fue construido en un 90 por ciento de cristal para aprovechar la luz solar y cuenta con persianas cortasoles para evitar el calentamiento de la estructura. Además, todos los pisos tienen un sistema de rejillas que permiten la circulación del aire y evitan el uso de aire acondicionado.

Una doble pared de cristal, con un sistema de termosifón, es la solución para que al edificio no se filtre el ruido del exterior. En su primer piso además hay un jardín vertical de 320 metros cuadrados y una plazoleta de 750 metros cuadrados construida sobre un piso hecho en cascarilla de arroz, proveniente de China.

El edificio, según Uribe, se construyó siguiendo las últimas tendencias arquitectónicas y por esta razón la estructura cuenta con transporte vertical, en el que los estudiantes pueden recorrer los ocho pisos mediante escaleras eléctricas. Estas últimas hibernan cuando no hay transeúntes usándolas.

La biblioteca, ubicada en el piso 3, cuenta con un piso que absorbe el ruido y una serie de muebles que rompen con la biblioteca tradicional y que están diseñados para el estudiante hiperconectado de hoy, explicó Martínez.

Ver Fuente