Auge en construcción de residencias estudiantiles

Son apartamentos para alquiler exclusivo de universitarios. Habrá 1.500 camas para fin de año.

El mercado de las residencias estudiantiles en Bogotá está en auge. Este renglón del negocio inmobiliario se sustenta en una realidad de a puño: entre el 30 y el 35 por ciento de la población estudiantil de Bogotá viene de fuera de la ciudad y la mayoría no tiene dónde vivir.

Hasta ahora ha sido un mercado informal de personas que compran apartamentos cerca de universidades y los ofrecen a estudiantes. También son hogares familiares con oferta de cuartos. Pero ahora está floreciendo el negocio de residencias estudiantiles construidas por inmobiliarias o grupos económicos que no venden las habitaciones si no que, por el contrario, se quedan con ellas para arrendarlas y operarlas como si se tratara de hoteles.

Vienen con todo: cama, escritorio, cocineta totalmente equipada, baño, televisor y armario para la ropa, conexión a internet. La tarifa de alquiler incluye el pago de servicios públicos.

También las hay de todo gusto: individual, para compartir con una, dos, tres y hasta cuatro personas. Además, como son pensadas para la vida universitaria y la integración, vienen con zonas comunes, algunas con aulas para estudiar, gimnasios, salas de televisión, salón de juegos de mesa y zona de comedor donde todos pueden encontrarse.

La mayoría de proyectos se concentran en Chapinero y el centro, ante la cantidad de universidades y centros de educación superior.

Esstudia está ubicado en la calle 17 con carrera 4.ª, cerca de varias universidades y la estación Las Aguas de TransMilenio. Mauricio León

Son cerca de 100.000 los jóvenes que llegan a estudiar a Bogotá de otros municipios del país, y la llegada de extranjeros que se inscriben en programas académicos en la capital crece el 200 por ciento anual, según Camilo Ayerbe, gerente de AC Ventures Colombia, que está iniciando dos proyectos de este tipo en la capital (uno en el centro y otro en Chapinero), con 800 camas, llamados Livinn. Buscan hacer otros en El Lago y junto a la Universidad Javeriana.

Los empresarios Germán Efomovich y Gabriel Silva (con Global Seguros) también incursionaron en este segmento.

Hace menos de una semana inauguraron su proyecto ‘Esstudia como en casa’, del que ya ocuparon 6 de 152 habitaciones, y están por iniciar la construcción de otro en la carrera 7.ª con calle 43.

Cada iniciativa tiene sus características. Mientras que Livinn dará opciones de acomodación en habitaciones individuales o apartaestudios con uno, dos y hasta tres compañeros, Esstudia solo ofrece espacios individuales.

Otro proyecto en construcción es CityU, de Qbo Constructores, en la carrera tercera con calle 19. Son tres torres exclusivamente para jóvenes y docentes universitarios con estadías de uno o varios semestres. También tienen varias modalidades de acomodación.

En este caso, la universidad de los Andes alquilará una torre completa para poder ofrecer viviendas a sus estudiantes.

Ahí tienen 639 camas distribuidas en 200 apartamentos que ofrecerán para enero del 2017.

“Un 30 por ciento de nuestros 14.000 alumnos vienen de afuera, y entre 200 y 300 son extranjeros. La vivienda es costosa y tienen problemas para acceder a ella porque no tienen codeudores ni historia crediticia, y queremos intermediar para apoyarlos”, señaló Ángela Carrillo, gerente de residencias universitarias de la universidad.

La idea, dice Carrillo, no es que vivan ahí los cinco años de carrera, sino que vayan rotando mientras conocen la ciudad, y así pones en contacto a varios jóvenes para que estrechen lazos de amistad.

Livinn, gerenciado por Camilo Ayerbe y Anthony di Biase, cuenta con experiencia en construcción de residencias en EE. UU. A. particular

Hay otros más tradicionales como Casa Loma, en la carrera 6.ª con 48.

Es difícil saber cuántos de estos proyectos se están haciendo en la ciudad, en vista de que Catastro Distrital no tiene tipificado este tipo de edificios y quedan registrados como residencias multifamiliares.

Piensan en los becados

Un público que ha llegado a las ciudades son los estudiantes de Ser Pilo Paga, el programa de becas del Ministerio de Educación para jóvenes de pequeños municipios, muchos sin condición económica para hallar hogar cerca de las universidades, aunque reciben un auxilio de vivienda que está alrededor de los 400.000 pesos.

Los proyectos han pensado en ello. Por ejemplo, Esstudia tiene precios especiales para el 5 por ciento de sus apartaestudios, solo para los pilos. “Sabemos que están en la ciudad y que seguirán llegando, así que hay que darles oferta”, aseguró Felipe Pineda, gerente del edificio.

Aunque Livinn abrirá sus puertas en el segundo semestre de este año para jóvenes que inicien clases en enero del 2017, también están afinando una oferta para los becados.

10 de Mayo, las primeras del país

En el sector de Corferias, el Centro Nariño tiene las primeras torres del país, llamadas 10 de Mayo, bautizadas así por la revuelta social del 10 de mayo de 1957 que sacó al general Gustavo Rojas Pinilla del poder.

Algunas habitaciones están ocupadas por estudiantes, pero otras no. En algunos de los pisos de la torre C2, muy deteriorados, hay grafitis; a las puertas les faltan los marcos; además se ven huellas de zapatos, o están desocupadas y con grietas en las paredes, en algunas de las cuales hay ladrillos expuestos.

Ver fuente