Cajicá expide decreto que para temporalmente licencias de construcción

Alcaldía espera revisar grandes proyectos para que se ajusten al POT del municipio.

 

 

La puja que se ha desatado en algunos municipios aledaños a Bogotá, para evitar que sus zonas urbanas sigan creciendo de manera acelerada y desorganizada, llevó a Cajicá a ser uno de los primeros territorios en firmar un decreto que suspende temporalmente la expedición de licencias de construcción de viviendas.

La medida es temporal y, según dicta el documento, en nueve meses la suspensión se levantará. En este tiempo, la administración municipal espera revisar los grandes proyectos que vienen, para que se ajusten al Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Son ocho tipos de obras las que se suspenden con el Decreto 015 del 2016, dentro de los que se encuentran las licencias de construcción para uso multifamiliar, que tengan más de 10 unidades y alturas superiores a 3 pisos en suelo rural suburbano (o corredor vial suburbano); las licencias para agrupación de vivienda mayores a 10 unidades; las licencias de construcción para uso comercio de más de 3 pisos y que generen más de 10 unidades comerciales, entre otros.

También se prohibió la suspensión de parcelaciones de terrenos y la subdivisión de lotes en algunas zonas del área rural y urbana.

“Lo que encontramos en Cajicá fue un proceso de urbanización acelerada, con proyecciones de crear cerca de 30.000 viviendas multifamiliares, lo que quiere decir que, en promedio, por vivienda vivirían 4 personas, lo que proyectaría unas 120.000 personas llegando al municipio”, explicó Orlando Díaz, alcalde del municipio.

Según los cálculos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Cajicá tiene aproximadamente 56.000 habitantes, si se suman los que viven en las zonas rurales y en el casco urbano.

Un crecimiento como el que se proyecta con el impulso de vivienda casi que triplicaría su población, en seis años.

“Nosotros no estamos en contra de la construcción, porque sabemos que es un sector que mueve representativa mente la economía del departamento, pero tenemos que hacerlo de manera organizada”, explicó Díaz.

Otro de las razones por las que se expidió el decreto es la saturación que sufre el sistema de acueducto de Cajicá, dado que allí solo se cuenta con una conexión al de Bogotá.

“El enlace es a la red Tibitoc y con este se abastece el municipio, pero en la zona occidental y sur de Cajicá tenemos el problema de que en horas pico la presión del agua disminuye, por lo que en ocasiones las personas no se pueden ni bañar”, concluyó el Alcalde.

Por esto, los proyectos de construcción que ya tienen en trámite la licencia de obra, pero que requieren conectarse a la matriz del acueducto en el futuro, se re evaluarían.

Otro de los puntos álgidos en la discusión sobre la urbanización es la ampliación, trazado y construcción de vías en el municipio, dado que en la actualidad son pocas los tramos principales con los que cuenta el municipio.

Por ello, los proyectos también contarán con una evaluación sobre dónde estarán ubicados, y se estudia si contribuirán o no a la intervención de espacio público en las zonas aledañas donde se permita construir. Esto porque el POT de Cajicá estipula la distribución de cargas para algunos proyectos.

Buscan concertación regional

Aunque Cajicá es uno de los primeros municipios que ya expidieron un decreto para detener parcialmente el auge de la urbanización en su territorio, otros alcaldes municipales habían realizado el anuncio, anteriormente.

Es el caso de Zipaquirá, en donde el mandatario municipal, Luis Rodríguez, señaló que se adoptará una medida similar, para garantizar un crecimiento planeado. La idea fue apoyada por los mandatarios de Mosquera y Madrid, ubicados en el occidente del departamento.

Para Orlando Díaz, alcalde de Cajicá, lo que se busca con esta decisión es que se realice una concertación regional, en donde se incluya a Bogotá y se garantice la autonomía de los municipios, con el fin de que haya un crecimiento sostenible en las zonas.

 

Ver fuente