Incendio forestal consume cuatro hectáreas en los cerros orientales

Más de cien unidades de bomberos, Ejército y Policía Metropolitana atendieron la emergencia

Desde las nueve de la mañana de este lunes, un incendio forestal consumió cuatro hectáreas de bosque de los cerros orientales, en proximidades de los barrios Aguas Claras y La Selva (localidad de San Cristóbal, suroriente de Bogotá).

La conflagración requirió la atención de seis máquinas de bomberos y la presencia de al menos 100 hombres, entre ellos 46 bomberos, y los demás, miembros de la Policía Metropolitana y el Ejército Nacional.

El teniente Guillermo Llanos, comandante de la estación de bomberos Bellavista, quien estuvo al mando de la operación, explicó en la noche de este lunes: “Las llamas alcanzaron las copas de los árboles, y como son especies de eucalipto y pino, estos son muy combustibles y facilitan la expansión del fuego hacia más terreno”. Cabe decir que la zona es boscosa y abundante en los árboles mencionados.

Como las llamas se extendieron hacia la parte alta de un cerro, la acción del viento era más fuerte, lo que azuzó la conflagración durante el final de la tarde y bien entrada la noche de este lunes.

La zona afectada forma parte del Batallón de Logística del Ejército, por lo que las mismas autoridades dudaban que el problema se hubiera iniciado por la acción de manos criminales, toda vez que es una zona fuertemente custodiada.

De hecho, un campo de entrenamiento de tiro fue consumido durante el incendio. Hasta las 10 de la noche de este lunes, la emergencia no se había superado y el centenar de hombres persistía en sus esfuerzos para contener la dificultad.

Durante las acciones dos bomberos resultaron lesionados. Uno de ellos, con ruptura de ligamento en una pierna, por lo que fue trasladado a un centro asistencial; y otro padeció una migraña crónica, debido a inhalación de humo en la zona, pero fue atendido en el mismo lugar por una ambulancia de los organismos de socorro que llegaron al sitio.

Seis máquinas contra incendios llegaron al sitio para ayudar a contener el fuego. Por fortuna, indicaron las autoridades, se contaba con una vía que llega hasta una parte próxima a la zona de fuego. / Foto: Citynoticias

Afectados

En la carrera 17 este con calle 13 sur, barrio Aguas Claras, los vecinos tuvieron que usar pañuelos y todo tipo de trapos o prendas para cubrirse la nariz y evitar problemas respiratorios. En efecto, en más de una vivienda se cubrieron los orificios de puertas y ventanas para contener el avance del humo.

Marta Chávez, habitante del barrio Aguas Claras, expresó que desde la mañana los vecinos se percataron del problema, pues el humo empezó a llegar hasta sus casas.

“A todos se nos ha dificultado respirar porque ha habido mucho humo gris, que hace toser”, comentó la mujer. “Ese incendio es muy raro, porque en esta parte casi nunca ha habido de eso, sino mucho más hacia el sur. Por donde empezó el fuego, casi nunca pasa gente”, advirtió la señora, que tenía los ojos enrojecidos y no paraba de toser, al igual que dos de sus nietos.

Otros habitantes comentaron que por fortuna los hechos se presentaron en la instalación militar, pues de haberse iniciado más abajo, las llamas habrían podido alcanzar las viviendas. Las autoridades, una vez contenido el fuego, esperan evaluar el daño ambiental ocasionado.

Ver fuente