Mal parqueo, la plaga de las calles

Falta de cultura ciudadana y de autoridad, las causas de este fenómeno en Chapinero, según experto.

“¿A qué jugamos en Bogotá? ¿A nadie le importa que los peatones no tengamos forma de caminar?”, exclamó Juan Melgarejo, de Andenes para los Peatones, colectivo que defiende el medioambiente y el espacio público.

Según Melgarejo, los más afectados por el mal parqueo en los andenes –que en Chapinero se evidencia en barrios como Chicó, La Cabrera, Quinta Camacho, Rosales, El Lago, Chapinero y zona G, entre otros– son los peatones que transitan con coches, niños, adultos mayores, y las personas con discapacidad o con movilidad reducida.

“Notamos que ni a los ciudadanos ni a las autoridades les interesa defender el espacio del peatón”, señaló Melgarejo. Ciudadanos como Sebastián Arias aseguran que estos espacios, en vez de proteger al peatón, lo arrinconan.

“Muchas veces, uno se tiene que salir a la vía. Ahora, como no hay control, pues la gente parquea donde quiere”, dijo Arias. De acuerdo con la Secretaría de Movilidad (SDM), este año en Chapinero se han realizado 38 operativos de control, han impuesto 604 comparendos y se han inmovilizado 502 vehículos por parquear en lugares no permitidos. Y a pesar de ello, la problemática sigue creciendo. Chapinero es uno de los sectores que más reciben población flotante: se estima que 1.500.000 personas llegan a diario, alberga la población de 60 universidades, cuenta con la presencia de las 1.005 empresas más importantes del país y tiene 136.371 habitantes, según la alcaldía local. Población que genera, sin duda, el aumento del parque automotor. Ante la problemática, Mauricio Rodríguez, politólogo con maestría en Planeación y director del Centro de Estudios de Convivencia Urbana (Cecu), señala que algunas de las razones del mal parqueo tienen que ver con que la cultura ciudadana se olvidó y con que las autoridades no hacen respetar la normativa.

Rodríguez explica que, de acuerdo con el Plan Maestro de Movilidad, el 60 por ciento de los viajes en Bogotá se realizan a pie, lo que convierte al peatón en el elemento estructural del tránsito. Pero solo el año pasado murieron unos 396 peatones, indicador de que Bogotá no está pensada para ellos.

La falta de equipamientos para el parque automotor y su alto costo serían otras de las causas del mal parqueo y una muestra de que la ciudad tampoco está pensada para los vehículos.

“Por ejemplo, en Quinta Camacho, un parqueadero podría llegar a costar unos 30.000 pesos diarios”, cifra que, de acuerdo con Rodríguez, equivale a tres galones de gasolina e, incluso, a un salario mínimo.
Según datos de la SDM, se tiene un registro de 2.139.675 vehículos en Bogotá, que requieren un espacio cercano a 11 veces el área de la Universidad Nacional para estacionarse.

Y la problemática se agudizará, advierte el Cecu, si se tiene en cuenta que el aumento del parque automotor el otro año podría ser de 175.000 vehículos, y que todavía no hay políticas definidas de movilidad.

“Esto genera un problema de convivencia alto –señaló–. Por eso, creo que la solución debe enfocarse en generar cultura ciudadana y respeto a la autoridad. Es esa concepción de cultura y respeto hacia el otro lo que no te deja apropiarte de su espacio”, concluyó.

Invaden andenes de la 127

EL TIEMPO realizó un recorrido por la calle 127 entre las avenidas Suba y Boyacá, para poner en evidencia la manera en la que los vehículos se han apoderado del espacio de los peatones.

“Es constante la invasión del andén por cuenta de varios locales cuyos proveedores no tienen el menor problema en parquearse para dejar la carga sobre el andén”, manifestó Luis Acero, un reportero ciudadano.

Durante el recorrido que realizamos, pudimos ver que la cantidad de concesionarios que operan en este lugar y que usan el espacio público para exhibir vehículos o como parqueadero de sus clientes, junto a establecimientos comerciales y conductores infractores, son las causas que generan el caos. En el concesionario Dercocenter, ubicado en la calle 127 con 70D, dijeron que respetan los tres metros que deben dejar entre la isla de parqueo y la calle; sin embargo, hay negocios que no hacen lo mismo.

La alcaldía local indicó que en esta zona, en el 2014, se impusieron 19 comparendos en dos operativos. Recientemente, las autoridades se reunieron con la mesa zonal de La Alhambra y Niza, y se comprometieron a hacer controles.

Ver fuente