Una mirada a Bogotá desde el cielo / TIEMPO de volar

El dron de EL TIEMPO ha recorrido la ciudad para mostrarles a los lectores una nueva perspectiva.

Lo más fácil sería registrar el caos y eludir el limitado potencial estético de Bogotá. Pero en un giro periodístico providencial, tres reporteros gráficos de EL TIEMPO le apostaron a retratar, desde el aire, la belleza arquitectónica de una ciudad que no suele ser reconocida por sus construcciones.

La iglesia León XIII se erige en el horizonte de casas coloniales de La Candelaria.

Una ciudad que a veces parece encajonada, agotada en sus perspectivas y que de repente, gracias a la privilegiada visión de un dron (cuadricóptero tripulado a distancia con una cámara Go Pro adaptada) que a tientas se abre camino entre la densidad urbana, revela una belleza y una geometría que, metidos en el trancón o mirando por una ventana, sería imposible apreciar. (Vea: el alumbrado de Medellín visto desde el dron de EL TIEMPO)

Los jardines del museo 20 de Julio contrastan con las tejas terracota y la cúpula del colegio San Bartolomé.

La selección de lugares ha sido minuciosa: El eje ambiental, la plaza de toros, la biblioteca Virgilio Barco, La Candelaria (que saldrá a comienzos del 2015) e incluso el majestuoso parque Jaime Duque.

La biblioteca Virgilio Barco, una de las obras más monumentales emprendida por el Maestro Rogelio Salmona.

Hace unos meses, Rodrigo Sepúlveda, Mauricio Moreno y Carlos Ortega, tres reporteros gráficos de EL TIEMPO, lanzaron al aire el proyecto ‘TIEMPO de volar’, que ha despertado la admiración de los lectores. Aunque en algunos países como Estados Unidos se prohíbe el uso de drones, en este caso, la apuesta fue diferente: mostrar una mirada amable, trazada en casos muy precisos por el talento de grandes arquitectos como Salmona o el español Santiago de la Mora, diseñador de la fachada actual de la plaza de toros.

Ver fuente